Vivencias del marketing agropecuario

La empresa agropecuaria necesita ver más allá de su propia cadena de valor y observar las cadenas de valor de sus proveedores, distribuidores y clientes.

Retrato de Mariano Larrazabal Mariano Larrazabal Rosario Seguidores: 15

Opiniones:
1
Votos:
7
Compartir:
Ilustración principal del artículo Vivencias del marketing agropecuario

Están sucediendo cambios significativos en el mercado global. El latido del nuevo milenio se hace cada vez más rápido, por lo que no sobrevivirán las empresas más inteligentes, sino aquellas que posean resiliencia de equipo. La empresa necesita ver más allá de su propia cadena de valor y observar las cadenas de valor de sus proveedores, distribuidores y de sus clientes.

Es indudable que la competencia en el mercado actual no se genera entre competidores individuales, sino que sucede entre redes integrales de transferencias de valor creadas por nuestros competidores. Hasta hoy hemos vivido la cultura comercial del win-win (ganar-ganar); es decir, yo te doy algo que te interesa a cambio de un precio que a mí me convenga y los dos quedamos satisfechos. Esta básica cultura del trueque en la que todos estamos dentro se topa actualmente con realidades de responsabilidad social, ética y medio ambiente, que nos obligan a pensar y evolucionar.

Los clientes están saturados de información, no confían en los mensajes de las marcas comerciales y se manifiestan cada vez más ciegos y sordos a sus ofertas en formato publicitario, por lo que terminan siendo más infieles y realizan sus negocios con el mejor postor. No hay que olvidar que estamos todos sentados en una misma mesa, en una sociedad globalizada e interconectada.

Debemos hablar de tú a tú con nuestros potenciales clientes, utilizando todas las herramientas disponibles; personalizando nuestros mensajes, reforzando nuestra marca, para que cuando actuemos comercialmente nuestros esfuerzos caigan en suelo fértil.

Quedaron atrás los tiempos de sembrar «a voleo». Ahora en marketing hay que utilizar siembra «de precisión». Ya no se puede regar por «inundación», hay que utilizar riego por «goteo». Estamos tan sumergidos y absortos en el día a día, en hacer que las cosas funcionen dentro de la empresa, que no somos conscientes del cambio que se está produciendo. Las nuevas tecnologías, la globalización, el medio ambiente de internet, la responsabilidad social y ética son el nuevo panorama del marketing y están adquiriendo cada vez más importancia; pero estas nuevas realidades, a la vez paralizan el pensar de los empresarios, que todavía mantienen frases como:«a mí a estas alturas nadie me tiene que enseñar nada».

Los años de bonanza y alegría comercial han pasado. En la actualidad el cliente quiere el producto y lo quiere ya, lo quiere en su campo, en su casa y personalizado; ¡para ayer a primera hora! El cliente necesita ser atendido y estimado; es decir, sentirse el jugador más importante de la cancha.

Durante las épocas de crisis que nos toca vivir, las empresas hacen números; se esfuerzan en lograr una financiación positiva, por evitar despedir gente y mantenerse un día más en esta selva comercial, a veces sin pensar en beneficios. Para esto inician el recorte de costos, dan marcha atrás con los planes de formación y cierran el grifo al departamento de marketing, en lugar de crear valor, innovación y servicios para sus cliente. Hay que agudizar el ingenio. Hay que utilizar el pensamiento estratégico.

Es de destacar que, lo que ahora consideramos ventajas competitivas para nuestra empresa, a corto plazo van a pasar a ser requisitos mínimos para sobresalir, un must en el mercado, donde nuestro cliente requiere un servicio diferencial, al instante y ad-hoc.

Si no fijamos un objetivo, un mercado meta, un plan de marketing y aplicamos un pensamiento estratégico en nuestra empresa, será como subirse al Titanic sabiendo que va a navegar algunos días pero terminará estrellado contra un iceberg.

En este nuevo universo comercial, las marcas deben entender que ya no se puede influir en reiteradas ocasiones con la misma idea de comunicación; se debe lograr que cada contacto con el cliente sea significativo. El cliente elige no sólo lo que compra sino lo que quiere ver, lo que requiere de un comportamiento más humano de la marca, intercambiando metas y valores.

Estamos viviendo cambios profundos, donde ser eficientes y reducir costos no son las únicas cartas del mazo. Es el tiempo de las grandes ideas que agitan el sector.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Este video podría interesarte👇👇👇

Retrato de Mariano Larrazabal Mariano Larrazabal Rosario Seguidores: 15

EdiciónGabriel Mariaca La Paz Seguidores: 9

Opiniones:
1
Votos:
7
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Vivencias del marketing agropecuario

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web.

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Víctor Riascos
5
Víctor Riascos
Abr 2015

Para que el cliente se sienta diferencialmente "atendido y estimado" creo que el diseñador debe aportar a la presentación del producto cierto mimetismo cultural (sinceramente respetuoso) con los valores y las percepciones de bienestar "consumista" y placer estético de los grupos sociales donde se busca ampliar o fidelizar la clientela. La dificultad estriba en crear diferentes diseños "etnoempáticos" de ventajas consumistas y de responsabilidad social, para un mismo producto que espera posicionarse en los actuales mercados globales. No es imposible pero se imponen estudios estratégicos de beneficio-costo por cada oferta diferencial. Depende también de la proyección de tamaño de la empresa...

0
Responder

Te podrían interesar

Retrato de Andrés Gustavo Muglia
Autor:
Andrés Gustavo Muglia
Título:
El medio no es neutro
Sinopsis:
Comentarios sobre la problemática del medio en la construcción de la comunicación y la información.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
5
Opiniones:
2
Seguidores:
97
Ilustración principal del artículo Pandemia selfie
Autor:
Julio Broca
Título:
Pandemia selfie
Sinopsis:
La cámara no hace al fotógrafo.
Compartir:
Interacciones:
Votos:
55
Opiniones:
37
Seguidores:
18

Próximos cursos online

Cursos de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Domina las claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Aprende a planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

20 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

15 horas (aprox.)
¡Ya mismo!

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
6 Abril