Mayordomo

El rol del diseñador y su relación con el cliente.

Retrato de Rodrigo Di Biaggio Rodrigo Di Biaggio Junín Seguidores: 2

Votos:
1
Compartir:
Ilustración principal del artículo Mayordomo

Resulta llamativo observar como en las redes sociales surgen regularmente contenidos del tipo «le sucedió a un diseñador». Espacios en los que profesionales del Diseño Gráfico comentan sus pesares en la relación diaria con sus clientes. Un tema que hasta podría parecer simpático si se tratara simplemente de anécdotas de color, divertidas y que solo representaran un punto de encuentro para la dispersión. Sin embargo, la cosa va un poco más allá de lo meramente «entretenido». En algunos casos, pareciera considerarse al cliente como un verdadero «enemigo».

De un lado está él, con sus caprichos, sus malos modos, sus apuros y su ignorancia. Del otro lado nosotros, victimizados pero a la vez auto-percibidos «talentosos» diseñadores. Suerte de genios incomprendidos, que no percibimos el dinero que merecemos y somos manipulados por esos personajes fríos y calculadores que serían nuestros clientes.

A esta visión algo paranoica se suma el agravante de que, por lo general, los planteos tienen que ver con cuestiones de forma, reclamos que nunca hacen a la esencia de la profesión. Frases como «Quiere probar otro color», «Me cambia la tipografía», se multiplican y repiten. Rara vez se ponen de relieve problemas verdaderamente relevantes. Para el lector distraído, pareciera que la actividad se tratara simplemente de un asunto de elección de colores, tipografías y formas. La comunicación y su profundidad, lo complejo de un sistema de identificación marcaria, la planificación estratégica, los aspectos conceptuales... Bien, gracias.

Sería bueno pensar que expresiones como «no me respeta» o «me corrige detalles todo el tiempo», en algunos casos quizá sean manifestaciones de una carencia de la que somos responsables los mismos diseñadores: no está claro el mapa conceptual del trabajo, o lo que es peor, no hay mapa alguno, y el cliente debe poner el foco en lo superfluo ya que no tiene parámetros para una opinión objetiva. En estos casos, la propia conversación que los diseñadores proponemos está basada en asuntos menores. Así, el cliente no cuenta con las herramientas necesarias para debatir, por lo que resulta lógico que las correcciones que propone terminen siendo arbitrarias y confusas.

Por supuesto que hay «casos difíciles», clientes que realmente son «complicados» o les cuesta mucho entender algunos aspectos de la comunicación. Sin embargo, sería bueno tratar de evitar el lugar de víctima. Intentar entender al cliente como un aliado, al que sí debemos explicarle algunas cuestiones, pero del que también tenemos cosas por aprender, tanto de él como de su negocio. Conocerlo, ayudarlo y que nos ayude en la resolución del problema. Cuando logremos trabajar juntos nuestro cliente se volverá parte activa del proyecto y no tendrá tiempo para discutir detalles irrelevantes. La confianza ganada con este tipo de vínculo hará que las soluciones fluyan con mayor naturalidad.

Este, y no otro, es el gran desafío de nuestro trabajo, el más difícil y el que nos permitirá crecer. No es sencillo, se trata de posicionar una disciplina que aún no está totalmente consolidada. Está claro que no todos disfrutamos del mundo de las relaciones sociales o de la «pedagogía» que algunos casos exigen. Los diseñadores somos más bien introspectivos, ¿por qué negarlo? Habrá que animarse a la tarea, saber rodearse, encontrar grupos de trabajo que puedan responder a lo compleja que resulta la misión.

El cambio de enfoque exige salir del centro de la escena. Escuchar, analizar, entender y recién después proponer. Quizá este aspecto sea clave para empezar a torcer la subjetividad con la que muchas veces se opina sobre nuestro trabajo. Según palabras de Ronald Shakespear, el diseñador debería ser capaz de compararse con «el mayordomo» representado por Anthony Hopkins en la película Lo que queda del día. Un trabajador que tiene claro que lo suyo es acompañar, que debe escuchar más de hablar, está comprometido pero nunca es protagonista sino apenas un colaborador, que no busca dejar su impronta y que entiende su aporte como algo tan importante como invisible.


Este video podría interesarte👇👇👇

Retrato de Rodrigo Di Biaggio Rodrigo Di Biaggio Junín Seguidores: 2

Votos:
1
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
Código QR de acceso al artículo Mayordomo

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 13/01/2022

Descargar PDF

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre

Compartir:
Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

30 horas (aprox.)
1 septiembre

Compartir:
Rediseño Estratégico de Marca

Rediseño Estratégico de Marca

Guía analítica y método de trabajo para determinar estrategias de cambio de marca

15 horas (aprox.)
1 octubre

Compartir:
Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología...

20 horas (aprox.)
1 octubre

Compartir:
Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

15 horas (aprox.)
1 octubre

Compartir:
Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 noviembre

Compartir: