Marca lugar en Argentina: la realidad supera a la teoría

Se retoma una problemática de diseño actual para indagar las diferentes maneras en que las ciudades argentinas eligen mostrarse a través de sus marcas lugar.

Retrato de Victoria Cina Victoria Cina Santa Fe de la Vera Cruz Seguidores: 0

Opiniones:
1
Votos:
5
Compartir:
Ilustración principal del artículo Marca lugar en Argentina: la realidad supera a la teoría

A mediados del 2018 aparece en Argentina una nueva marca país y el debate dentro del campo del Diseño de la Comunicación Visual se renueva, trayendo a colación una serie de conceptos relacionados que complejizan el fenómeno y la discusión: marca ciudad, marca lugar, marca de gestión, marca institucional, marca municipalidad, marca política, marca turística… Esta diversidad de opiniones versa principalmente sobre lo conceptual, sobre la teoría, pero ¿qué es lo que sucede en la práctica?

Haciendo mapa: el fenómeno marcario en Argentina

Al tratarse de un fenómeno comunicacional relativamente reciente en el mundo y, aún más, en nuestro país, se advierte que la investigación y análisis es incipiente en relación a la forma gráfica que adoptaron y adoptan los lugares en Argentina, para sí mismos y para el resto del mundo: la manera en la que un lugar decide presentarse, representarse y posicionarse ante un concierto de lugares no es un hecho inocente y aislado, sino que pone en juego una infinidad de factores que funcionan como condicionantes a la hora de proyectar, diseñar y materializar una determinada estrategia de marca, tanto desde su aspecto sociocultural y político como comunicacional.

Con el fin de mapear el estado de situación actual de marca país y marca ciudad en Argentina, se realizó una recopilación de diferentes casos contemporáneos y vigentes en 2019, focalizando principalmente en el relevamiento de signos gráficos identificadores.

Algunas de las marcas de ciudades argentinas recopiladas, vigentes en 2019.

En relación a este relevamiento general de marcas lugar en Argentina, creo que es interesante destacar dos cuestiones:

  • Existe una diferencia en la forma estratégica de autodenominación adoptada por los diferentes municipios: algunos de ellos se denominan «ciudades», otros «municipalidades» y otros renuncian a estas etiquetas para quedarse solo con el nombre del lugar acompañado, en ciertos casos, por algún eslogan. Esta elección de auto-identificarse, denominarse y etiquetarse como una cosa u otra, claramente no es una decisión inocente, sino que tiene que ver con la estrategia de marca y posicionamiento planteada por el equipo de gestión y diseño de estos signos: estas etiquetas definen una identidad y una postura del equipo de gobierno para con la ciudad y los ciudadanos, cargando a estos sustantivos con una serie de significados connotados, adjetivándolos.
    La autodenominación como elemento comunicacional estratégico. Córdoba (2016), Santa Fe (2016), La Plata (2016) y Mar del Plata (2018).
  • No todas las organizaciones municipales cuentan con una Secretaria o Departamento de Comunicación interno, encargado de diseñar y gestionar la marca; y no todas cuentan en el interior de estos equipos de comunicación con profesionales formados académicamente, capacitados para llevar a cabo la tarea del diseño y la gestión marcaria. Es por esto que muchas de las ciudades derivan la tarea de construcción y diseño de marca a entidades o estudios externos a la organización municipal, evidenciando la insipiencia y desconocimiento de la complejidad de este fenómeno comunicacional.

Función, estrategia y comunicación: macro-categorías de marca lugar

De las 35 ciudades relevadas se obtuvo un total de 63 signos gráficos: esto quiere decir que se encontró más de un signo por lugar en funcionamiento simultáneo, atendiendo a diferentes funciones comunicacionales estratégicas. A nivel nacional, pudimos distinguir 3 tipos de marca lugar:

  1. Marca ciudad o de gestión, teniendo en cuenta aquellos signos que buscan identificar a la ciudad del momento, de determinado momento histórico, político y económico; signos que están estrechamente relacionados con el gobierno de turno.
  2. Marca municipalidad o de gobierno, contemplando aquellos signos (generalmente heráldicos) que se consagran como emblema de la ciudad y del gobierno municipal de manera atemporal y permanente; esos que permanecen vigentes sin importar quién esté a cargo de la gestión municipal.
  3. Marca turística o destino, haciendo referencia a los signos utilizados (generalmente por las Secreta­rías de Turismo) con el fin de promover o promocionar a la ciudad de manera diferencial como posible destino. En esta categoría conviene hacer un paréntesis y aclarar que, si bien en muchos casos estas marcas poseen una connotación comercial y efímera de lo que se vende del lugar, algunas retoman verdaderamente aquellos rasgos característicos, únicos y diferenciales de la ciudad (geografía, historia, cultura), apelando a cuestiones que trascienden una mera estrategia de marketing, política o institucional con el fin de identificarlo y representarlo de manera legítima.
    Macro-categorías de marca lugar en Argentina. Gráfico de elaboración propia.

Un lugar, diversas necesidades, muchas marcas

A raíz de esta clasificación y del mapeo realizado se puede decir que las marcas lugar en Argentina son, en su mayoría, pensadas y diseñadas estratégicamente como identificadoras de una gestión de gobierno en concreto. Retomando a Puig (2012), los lugares renuevan su marca cada 4 años, estableciendo una relación directa con un período económico, político y social en particular; marcando al país o la ciudad de un determinado momento histórico.

Si bien en algunos casos es más evidente que en otros, estas marcas de gestión suelen hacen referencias implícitas al partido político de turno por medio de diferentes recursos. Sin embargo, a pesar de los inevitables rasgos (morfológicos y visuales) compartidos, el mensaje explícito que comunican estas marcas suele estar altamente comprometido con el lugar al que identifican, dejando de lado las intenciones partidarias y buscando empatizar con los ciudadanos.

A su vez, el uso simultáneo de una marca municipalidad, heráldica y legítima que respalda a la marca ciudad o de gestión, está relacionado con la necesidad de contar con signos identificadores duraderos que representen a los organismos, entidades e instituciones que siempre estuvieron y van a estar en la ciudad, sin importar el gobierno de turno.

Por otro lado, en aquellas ciudades que lo requieren debido a la importancia del turismo como actividad económica, se desarrolla por fuera de la marca ciudad y la marca municipalidad una marca turística (orientada al público externo) con el fin de promocionar al lugar como destino y atraer nuevos visitantes. Para ello, generalmente se destacan estratégicamente sus atributos geográficos, culturales e históricos característicos y diferenciales.

Un lugar, 3 marcas: por un lado, la marca ciudad y marca municipalidad de San Carlos de Bariloche (autor desconocido), ambas en uso simultáneo pero cumpliendo distintas funciones comunicacionales institucionales; por otro lado, la marca turística o destino (Estudio Menos es Más), desarrollada en trabajo conjunto con la ciudadanía y con un enfoque cultural.

En teoría, todo es práctica

A lo largo de los años y a medida que el fenómeno de marca lugar fue evolucionando, han surgido nuevos términos que buscan etiquetar y nombrar a sucesos de la realidad. Más allá de los rigurosos planteos teóricos, no existen límites o categorías definidas, sino necesidades comunicativas diferentes que ponen en juego múltiples dimensiones del campo del diseño y la comunicación visual.

Siendo las marcas de lugares un ámbito incipiente en el campo del diseño argentino, es fundamental fomentar la investigación y estudio del fenómeno, profundizando el conocimiento, desarrollo y formación académica respecto al tema. En este contexto histórico y cultural, es primordial que futuros diseñadores y comunicadores sean conscientes del potencial de esta herramienta como instrumento estratégico, y se encuentren profesionalmente capacitados en función de las necesidades del paradigma, incipiente pero en constante evolución, del marketing de ciudades.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Este video podría interesarte👇👇👇

Retrato de Victoria Cina Victoria Cina Santa Fe de la Vera Cruz Seguidores: 0

Opiniones:
1
Votos:
5
Compartir:

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
  • CHAVES, Norberto. La marca país en América Latina. Florida: Wolkowicz Editores, 2018.
  • COSTA, Joan. Imagen corporativa en el siglo XXI. Buenos Aires, Argentina: La Crujía Ediciones, 2001.
  • DE ELIZAGARATE, Victoria. Marketing de ciudades. Madrid, España: Ediciones Pirámide, 2008.
  • PUIG, Toni. La comunicación municipal cómplice con los ciudadanos. Barcelona, España, 2012.
Código QR de acceso al artículo Marca lugar en Argentina: la realidad supera a la teoría

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 17/08/2022

Descargar PDF

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Silvia Marín
0
Silvia Marín
Hace 4 semanas

En ese gráfico, dónde ubicarías las marcas lugar que no necesariamente son marcas destino. Por ejemplo, recientemente trabajé un caso donde la marca si bien es cierto tiene un objetivo más comercial y no político, no se circunscribe sólo al sector turismo; sino que la marca puede ser concesionada para el uso diferentes organizaciones, empresas o instituciones que representan un impacto en el municipio. La marca lugar cumple varios objetivos: atracción de inversión económica extranjera, promoción inmobiliaria, promoción de la producción agrícola y artesanal, servicios, comercio y turismo. Ese caso no me calza en la marca gestión ni en la marca municipal; y se queda corta la marca destino.

0

Te podrían interesar

Retrato de Guillermo Dufranc
Autor:
Guillermo Dufranc
Título:
Lo inesperado y lo intangible del packaging
Sinopsis:
La función práctica del packaging es contener y proteger, pero además tiene otra función: comunicar la promesa del producto que lleva dentro.
Compartir:
Retrato de Norberto Chaves
Autor:
Norberto Chaves
Título:
El aprendizaje por la imitación
Sinopsis:
El diseño entre la copia mecánica y la invención arbitraria.
Compartir:

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Rediseño Estratégico de Marca

Rediseño Estratégico de Marca

Guía analítica y método de trabajo para determinar estrategias de cambio de marca

15 horas (aprox.)
1 octubre

Compartir:
Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología...

20 horas (aprox.)
1 octubre

Compartir:
Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

15 horas (aprox.)
1 octubre

Compartir:
Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 noviembre

Compartir:
Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar una marca

15 horas (aprox.)
1 noviembre

Compartir:
Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 diciembre

Compartir: