El diseño como herramienta de competitividad

Las diferentes especialidades del diseño pueden considerarse desde el grado de competitividad que aportan a las empresas y organizaciones.

Luis Ahumada, autor AutorLuis Ahumada Seguidores: 11

El Diseño es capaz de generar aportes a las organizaciones de varias formas: optimizando los procesos productivos, incrementando la calidad de los productos y aceitando los mecanismos de distribución y venta. Operando sobre estos procesos, es posible mejorar la competitividad y, consecuentemente, aumentar la cota de mercado y obtener mayores beneficios económicos.

En sus diferentes campos de acción, el Diseño centrado en la innovación es capaz de influir eficazmente mediante diversos tipos de operaciones:

  • En el proceso productivo: Adaptando el producto al proceso, optimizando recursos a través de la simplificación de operaciones o fases, la reducción de piezas, la utilización de nuevos materiales, o reduciendo el consumo de materias primas. Es decir, produciendo más barato y/o mejor.
  • En la calidad del producto: Proporcionando ventajas funcionales, semánticas y/o culturales (creando nuevos conceptos de producto, coherentes con el escenario y contexto al cual están dirigidos), es decir, generando valor añadido. Proporcionando diferenciación y calidad, valores genéricos pero estratégicos para fidelizar al público. Prospectando futuros escenarios de necesidades del mercado. Creando líneas de producto/servicios como familias tipológicas para sacar provecho de las identificaciones simbólicas de los usuarios con la marca.
  • En la distribución del producto: Maximizando el rendimiento de la comunicación, otorgando valor a través de la publicidad, la marca, el packaging, manuales de instrucciones, los expositores, los stands y los medios de transporte, y todo elemento comunicativo capaz de reforzador de la imagen de marca y empresa.

Sin duda, la actuación del diseño en la empresa es una herramienta estratégica de competitividad, fundamentalmente porque es el campo en el que la innovación cobra sentido. El diseño centrado en la innovación es capaz de conceptualizar nuevos pensamientos y aplicaciones de la ciencia y la tecnología, poniéndolas al servicio de la empresa, para añadir valor al producto, obtener la preferencia del público e incrementar beneficios económicos.

“El diseño es el vínculo crítico en la cadena de la innovación, ya que implica el nexo entre las querencias de los consumidores y las características de la empresa"1

Sin embargo, para llevar adelante éstas acciones, es necesario descubrir nuevas oportunidades de generar ventajas competitivas, que exigirán la gestación de nuevas ideas y conceptos. Para innovar es necesario tener una visión estratégica, pero también contar con el input que sólo puede aportar la investigación. La observación de los escenarios es fundamental para definir variables estratégicas. Sólo de esa forma es posible identificar los aspectos en los que la innovación puede generar oportunidades de negocio. En ese sentido, podemos caracterizar la innovación como un proceso de tres fases consecutivas:

  1. Investigación básica, asistida por las ciencias sociales (sociología, antropología, psicología, etc.).
  2. Investigación de mercado, para detectar tendencias y formas de canalizarlas como variables estratégicas.
  3. Diseño del producto, de su proceso productivo y de su proceso de distribución.

La investigación es uno de los posibles orígenes de la demanda y puede marcar los lineamientos del programa del diseño, pues establece la estrategia, los modos de gestión de los recursos, y constituye en definitiva las metodologías y procesos, para transformar hechos y necesidades en acciones concretas y tangibles.

¿Qué te pareció? ¡Comparte tu opinión ahora!


Opiniones:
1
Votos:
14

Este video podría interesarte👇👇👇

Colabora con la difusión de este artículo traduciéndolo

Traducir al inglés Traducir al italiano Traducir al portugués
  1. Ricardo Chiva, César Camisón. Aprendizaje organizativo y teoría de la complejidad: implicaciones en la gestión del producto (172).
Código QR de acceso al artículo El diseño como herramienta de competitividad

Este artículo no expresa la opinión de los editores y responsables de FOROALFA, quienes no asumen responsabilidad alguna por su autoría y naturaleza. Para reproducirlo, salvo que estuviera expresamente indicado, por favor solicitar autorización al autor. Dada la gratuidad de este sitio y la condición hiper-textual del medio, agradeceremos evitar la reproducción total en otros sitios Web. Publicado el 17/07/2006

Descargar PDF

Ilustración principal del artículo El diseño y la innovación
El diseño y la innovación El pensamiento sistémico y las actividades proyectuales creativas e investigativas, son la base del desarrollo metodológico del Diseño en la conformación de escenarios futuros.

Debate

Logotipo de
Tu opinión

Ingresa con tu cuenta para opinar en este artículo. Si no la tienes, crea tu cuenta gratis ahora.

Retrato de Anamaria Gil
16
Mar. 2012

Tiene toda la razón al decir que cada vez que se incrementa la calidad de un producto va a existir competitividad, y todo esto para aumentar ciertos beneficios. Siempre hay que estar en contacto con la gente ya que con el tiempo el diseño va cambiando y cuando se tiene ese contacto es mas fácil saber y entender cuales deben ser los cambios.

0

Te podrían interesar

Próximos seminarios online

Seminarios de actualización para especializarte junto a los que más saben

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

Claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

20 horas (aprox.)
1 agosto

Tipología de Marcas

Tipología de Marcas

Criterios y herramientas para seleccionar el tipo adecuado al diseñar marcas

15 horas (aprox.)
1 agosto

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo planificar, construir y gestionar la marca de empresas e instituciones

20 horas (aprox.)
1 septiembre