Victoria Combalía Dexeus

DHUB (itativo)

Texto crítico sobre el Disseny Hub Barcelona, conocido también por su acrónimo DHUB, e impulsado por el Instituto de Cultura de Barcelona para «promover el conocimiento, la comprensión y el buen uso del mundo del diseño».

Proveniente de la informática, el anglicismo Hub identifica los espacios  «concentradores» o «centros de distribución», como pueden ser los grandes aeropuertos o estaciones de transferencia que reciben flujos de transporte e información de diversa escala, y diferentes lugares del mundo.

El poco claro y, para muchos, injustificable traslado de este concepto a la experiencia barcelonesa de los museos de diseño —un proyecto inspirado en la inextinguible influencia del arquitecto Oriol Bohigas— es el argumento central de este texto que, además, expresa gran parte de la lógica urbana y cultural de las metrópolis contemporáneas.  

Conozco a Oriol Bohigas desde hace más de veinte años y he tenido múltiples ocasiones de escuchar, en situaciones tanto oficiales como privadas, sus famosas boutades. A veces son para «épater le bourgeois», a veces dan en el clavo y a veces son tonterías que él proclama con total tranquilidad, imperturbable. Sus aportaciones a la política cultural de Barcelona dan un balance bicolor y siempre discutible: muchas cosas buenas, como hacer suya la proclama d'Eugeni d'Ors de «més biblioteques!» o sus estudios sobre la historia de la arquitectura en Catalunya, y muchas cosas fallidas, como el proyecto faraónico del MNAC (Museu Nacional d'Art de Catalunya). Siendo miembro (o «miembra», pues ya verán que todo llegará) de su equipo asesor entre 1992 y 1994, descubrí que no escuchaba a nadie. El proyecto de remodelación del MNAC ya estaba encargado a Gae Aulenti y ya iba por los 6.000 millones de pesetas gastados. Terminó costando alrededor de 20.000 millones y con una presentación tan miserable del arte románico (con muros suspendidos sobre el sufrido visitante, pasillos angostos, los ábsides a la vista como si de una obra de arte povera se tratara y piezas colocadas a nivel de perro o de niño gateando) que ahora, tan solo diez años después, van a cambiarlo. Todo esto pagado por el contribuyente.

En un artículo del 10 de diciembre de 2008, Oriol nos llama a todos aquellos que hemos firmado el manifiesto en contra del desmantelamiento del Museo Textil y de la Indumentaria de la calle Montcada «unos conservadores pintorescos» y añade que «suspiramos […] por la pérdida de los pequeños museos creados por el fraccionamiento franquista». Perdonen mi atrevimiento para contradecir a nuestro Rey Sol local pero sencillamente es el colmo. En primer lugar porque el Museo Textil se nutre básicamente de la Colección Rocamora y con el cierre de su anterior emplazamiento se incumple un contrato firmado entre el generoso donante y el Ayuntamiento. En segundo lugar porque no estamos en contra de ningún museo del Diseño sino de cómo y cuándo se hacen las cosas en el consistorio; ¿por qué, por ejemplo, cada vez que se proyecta algo nuevo se aprovecha para desmantelar una institución existente? En este caso, el museo que todos llamábamos «de la Moda» era un punto de referencia de la calle Montcada, era un lugar lleno de encanto y sus instalaciones eran fácilmente mejorables con el mismo presupuesto que ahora el Ayuntamiento se ha gastado en tan sólo una exposición temporal. La política museística de Bohigas, de la cual es heredera la actual, siempre privilegió los museos faraónicos. Quería que el MNAC fuera el Metropolitan de Nueva York y ahora querría que el del Diseño fuera el Victoria and Albert de Londres; olvida que nuestras colecciones no son las mismas y que nadie en Nueva York piensa cerrar la Frick Collection, ni en Londres la Wallace Collection, ni en París el Musée Moreau o el Musée Rodin, ejemplos todos ellos de museos pequeños. Para resumir, el Ayuntamiento ha cerrado el museo de la moda para ubicarlo en el futuro Museo del Diseño, que estará emplazado en la plaza de las Glorias con un proyecto arquitectónico del propio Oriol Bohigas. Entretanto, y para salir del paso o para dar un sueldo a cuatro amigos, se han inventado una parida mental llamada «DHUB».

No se sabe muy bien lo que es el «DHUB» pero para llegar a este nombre el Consistorio ha tenido que pagar a dos empresas de naming, lo que les habrá costado sus dineros (o sea, los nuestros). Sin embargo, si Uds. simplemente buscan la palabra «dhub.com» en Google encontrarán a una pequeña empresa inglesa dedicada a «hacer posible las ideas» y a albergar eventos organizados por otros. Antes se le hubiera llamado una agencia cultural y ahora un «hub», es decir, una red de distribución, con un vocablo extraído de la informática y del mundo de la aviación (un HUB es un gran aeropuerto). Pero esta idea tan simple se plasma en un abracadabrante desplegable municipal en el que leemos: «¿Qué no es Disseny Hub Barcelona?» Y seguimos leyendo: «no es un museo, aunque también lo sea. No es un centro de investigación, pero sí que lo es. No es un aula, pero a veces podemos decir que lo es. No es un lugar, pero lo será». Me vienen a la mente tanto Groucho Marx como Wittgenstein, quien estaría encantado con este buen ejemplo de falta de sentido.

O sea que han cerrado un museo, han colocado sus colecciones en una exposición temporal en un lugar remoto y sin una concepción museográfica de interés; se ha inventado una cosa que nadie entiende y que venden con toda la parafernalia del mundo; han convocado un concurso que nadie ha fallado; han programado un museo del diseño en plena crisis económica y todo esto ¿para qué? Me gustaría que nos lo explicaran, no a los firmantes del manifiesto (que no quedamos en modo alguno convencidos cuando se nos convocó a una reunión) sino al ciudadano de a pie. Como decía un famoso crítico italiano, ¿es posible que quien se ocupa de obras de arte, de centros históricos, de la administración del patrimonio cultural, sea tan insensible y privado de gusto? Para administrar la cultura se requiere conocimiento, inteligencia, sensibilidad y sentido común, virtudes prácticamente en vías de extinción en nuestros lares.

Author
Victoria Combalía Dexeus Barcelona

Published on 09/12/2009

IMPORTANT: This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Instead, we suggest and value a partial reproduction, also including the name of the author, the title and the source (FOROALFA), a link to this page (https://foroalfa.org/articulos/dhub-itativo) in a clear and visible place, inviting to complete the reading.

Related

Illustration:
Ana Yago
Author:

Ana Yago

Title:

Keep the User in Mind to Overcome the Crisis

Synopsis:

The user – buyer – needs new incentives to purchase a product. It is not enough for it to be functional, it needs to fulfil the values and the lifestyle of the user

Translations:
Read in spanish
Votes:
2
Followers:
17
Illustration:
Luciano Cassisi
Author:

Luciano Cassisi

Title:

Debate: Una ventana en perspectiva

Synopsis:

Análisis de la marca gráfica diseñada por Pentagram para Windows 8 y de su ajuste a los requerimientos técnicos del caso.

Votes:
128
Comments:
156
Followers:
1036
Idioma:
ES
Illustration:
Juan José Marrero
Author:

Juan José Marrero

Title:

Dime quién eres y te diré cuánto cuesta el diseño

Synopsis:

Cotizar según la cara del cliente, como proponen algunos tarifarios, contradice los criterios de cualquier profesión que pretenda ser tomada en serio.

Votes:
150
Comments:
82
Followers:
12
Idioma:
ES
FOROALFA ISSN 1851-5606 | Contactar | Publicidad | ©Luciano Cassisi 2005~2016