Francisco Rodríguez Daniel

Francisco Rodríguez Daniel

Ciudad de México (Ciudad de México) México

Seguidores:
0
Votos:
37
Opiniones:
0
Artículos publicados:
1

Comunicólogo profesional especialista en Comunicación institucional, con 11 años de trayectoria. Estudia en Universidad de Buenos Aires, Ciencias Sociales. Trabaja en Grupo Financiero Banorte.

Áreas de interés: Relaciones Públicas, Publicidad, Comunicación, Marketing, Branding

Título:
Los límites del «spin»
Sinopsis:
El affaire Cassez en México abre el debate sobre la justicia, la profesionalización de la policía y la responsabilidad de los profesionales de la comunicación institucional.
Compartir:

Profesional de las relaciones públicas y la comunicación estratégica. Estoy interesado en discutir los alcances del oficio, sus retos, sus limitaciones, sus tendencias.

  • 2016 - actualidad: Director Ejecutivo de Comunicación Corporativa en Grupo Financiero Banorte
  • 2014 - 2016: Socio en 27PIVOT Comunicación
  • 2013-2014 - Director de Comunicación, Grupo Financiero Interacciones y Grupo Hermes
  • 2007-2012 - Asociado Sr. en Guerra Castellanos & Asociados, agencia de relaciones públicas y comunicación estratégica en  México, D.F.

 

0

Feb 2014 Mi respuesta en el diálogo iniciado por Max Yakin Bozek en el artículo De la identidad al signo identificador

Cajeta con leche de cabra, dulce de leche con leche de vaca. Son productos distintos.

3
0

May 2013 Me gusta el artículo:

0

May 2013 Mi opinión en el artículo La palabra justa

Útil y bueno.

0
0

Mar 2013 Mi respuesta en el diálogo iniciado por Fernando Navia Meyer en el artículo El símbolo de una comunidad

En el caso de Argentina, la oligarquía que creó/consolidó los símbolos nacionales ya no existe como élite social cohesionada y con influencia política destacada. La élite política y económica argentina se ha transformado en los últimos 70-100 años. Macri es un ejemplo de esta transformación: descendiente de un italiano (la oligarquía de 1880 lo rechazaría) que forjó su fortuna a partir de un modelo de sustitución de importaciones y las componendas con el Estado y que su hijo... ¡fue presidente de Boca! Hay ciertas diferencias con un Roca o un Alberdi, ¿no cree?

0
0

Mar 2013 Mi respuesta en el diálogo iniciado por Joaquín Eduardo Sánchez Mercado en el artículo El símbolo de una comunidad

Los símbolos nacionales son arbitrarios, y su longevidad depende del poder de minorías dirigentes y su diálogo con mayorías que los aceptan y, eventualmente, transforman sus significados. El planteo de Luciano entonces cobra relevancia: sólo como política de estado podría perdurar una marca país. Sin embargo, teniendo en cuenta las dinámicas democrácticas de hoy, con sus alternancias y cambios de rumbo, es cuestionable que este tipo de políticas, que tocan al reconocimiento de una cierta identidad, puedan sostenerse el tiempo necesario para que, como dice Chaves, la comunidad los adopte.

0
0

Mar 2013 Mi respuesta en el diálogo iniciado por Fernando Navia Meyer en el artículo El símbolo de una comunidad

En sentido estricto, la senyera catalana es un signo perenne de colonización: se trata del blasón personal de un señor medieval francés que combatió en la Marca, y que no comenzaría a ser adoptada por la comunidad sino siglos después. Preguntarse hoy si los símbolos latinoamericanos son un recordatorio de sometimiento dependerá de cada país y el nivel de aceptación de sus símbolos . En el caso argentino, entiendo que ya han sido aceptados como propios por otras clases sociales, más allá de la oligarquía que los creó (y que prácticamente ya no existe como actor político relevante).

2
0

Mar 2013 Me gusta el artículo:

0

Feb 2013 Siguiendo a:

Mario Aburto Castellanos

Profesional con 32 años de trayectoria.
0

Feb 2013 Mi respuesta en el diálogo iniciado por Victor Garcia en el artículo Los límites del «spin»

Al mencionar en el artículo que «algún periodista ya realizó su «tímido» mea culpa», creo que queda clara mi postura de que la prensa tiene su responsabilidad también. Mi comentario pretende dejarle claro a Víctor que el eje de esta pieza no es demonizar a la prensa. Intuyo que a Víctor se mueve a ese territorio por el debate actual «Cristina K-Clarín», que vive Argentina y que ejemplifica la discusión más arriba de Luis Ferreira. Tu cita funciona perfectamente para volver a enfocar la discusión (y la atención del amigo V.), a otros planos.

0
0

Feb 2013 Mi respuesta en el diálogo iniciado por Mario Aburto Castellanos en el artículo Los límites del «spin»

Sería interesante que algún día tuviéramos acceso a las memorias «anónimas» de algún estratega de comunicación de Nike que nos contara si visitaban los campamentos del equipo de Armstrong y comprobaban todo el trasiego de sustancias dopantes... sin reaccionar...

1
0

Feb 2013 Mi respuesta en el diálogo iniciado por Mario Aburto Castellanos en el artículo Los límites del «spin»

Gracias por tu atinado comentario, Mario. Creo que el límite esencial es no ignorar la realidad. En el caso del artículo, se ignoró la realidad de un proceso judicial, con su molesta necesidad de seguir ciertos pasos preestablecidos, presentar pruebas fehacientes, notificar consulados. La realidad judicial contraatacó. En casos como el de Armstrong: ¿sabían los patrocinadores sobre la trama de dopaje? Si lo sabían, deberían tener en cuenta que como decían las abuelitas, la mentira tiene patas cortas... Es difícil que la realidad no nos dé un cachetazo si decidimos ignorarla mucho tiempo...

1
0

Feb 2013 Mi respuesta en el diálogo iniciado por Victor Garcia en el artículo Los límites del «spin»

Te comento que yo no le atribuyo corresponsabilidad en una primera instancia... lo hizo el mismo canal de TV!!! Hubo un mea culpa del canal, aceptando que lo que presentaron como un hecho «real», en realidad fue un montaje de las autoridades... Así que,... no lo digo yo.

1
0

Feb 2013 Mi respuesta en el diálogo iniciado por Victor Garcia en el artículo Los límites del «spin»

Estimado Víctor:

1. Este tipo de actividades se planean en el equipo de comunicación de la dependencia en turno (en este caso, la AFI), y en muchos casos en coordinación con comunicación del Gobierno. Así funciona, quizás no lo sabías.

2. La prensa simplemente atendió a la convocatoria del Director de Comunicación de la dependencia. De todas maneras, son corresponsables, e hicieron una mínima autocrítica (lo menciono en el artículo).

3. No pretendo «iluminar» a nadie, simplemente poner sobre la mesa la manera en que se está sobredimensionando la eficacia de la comunicación institucional.

1
0

Feb 2013 Mi respuesta en el diálogo iniciado por Fernando Casas en el artículo Los límites del «spin»

Gracias, Fernando. En el artículo no me incliné por poner énfasis en el límite ético, no por dejarlo de lado sino por tratar de atacar el discurso predominante de la profesión en su punto de anclaje: la eficacia. Adelanto la hipótesis de que en una sociedad democrática con pluralidad de emisores de información, vulnerar el límite ético es también restar eficacia. Desde luego, aún estamos lejos de tener pluralidad. Las redes sociales son una herramienta, la contención de los monopolios es otra.

0
0

Feb 2013 Mi respuesta en el diálogo iniciado por Victor Garcia en el artículo Los límites del «spin»

1. Evaluar la pertinencia o no del artículo en el foro no me compete. Creo, igual, que ya pasamos de esa fase a la crítica directa del contenido, lo que creo más rico.

2. El autor no es capaz de señalar un responsable, porque este tipo de decisiones no se transparenta al público. Si existiera un proceso judicial, muy probablemente lo sabríamos. En parte el artículo toca el punto: dónde está la autocrítica de la industria ante este tipo de hechos.

3. Lo que se hizo me parece muy claro: se optó por escenificar la detención, por sobre el proceso judicial que correspondía.

1
0

Feb 2013 Mi opinión en el artículo Los límites del «spin»

Muchas gracias por tu comentario, Gerardo. En efecto, concuerdo que no puede reducirse el rico universo del discurso a la tergiversación, y la discusión amplia es, desde luego, más que interesante. Aquí pretendí limitarme al análisis de ciertas prácticas extremas en la comunicación institucional que han abandonado los límites del buen sentido: si comunico el hecho de esta manera, ¿lograré mi objetivo institucional?

Por otra parte, darle un «giro» a la información presentada, ¿es siempre tergiversación? (Estoy consciente de que este debate puede irse directito a fenomenología, y otras yerbas.)

0
0

Feb 2013 Mi respuesta en el diálogo iniciado por Victor Garcia en el artículo Los límites del «spin»

Tengo en el horno un artículo buenísimo sobre cetrería: «El halcón moteado de los Pirineos...: ¿es, o se hace?». Pronto lo enviaré a publicación para comentarlo en el foro.

Respecto a esta humilde pieza, que busca discutir aspectos de comunicación institucional, creí que tenía más puntos en común con la «comunicación» que con la cocina molecular. Quizás no fui lo suficientemente claro.

1
0

Feb 2013 Mi respuesta en el diálogo iniciado por Gustavo Lorenzo en el artículo Los límites del «spin»

Gracias, Gustavo. Creo que incluso a veces se sobredimensiona la capacidad de la comunicación institucional para moldear los hechos. En estos casos, existen variables, como el proceso judicial, que estropean toda la estrategia. Estoy de acuerdo en que, como dices, las redes sociales están abriendo brechas en la capacidad de controlar todo el proceso de comunicación desde un sólo punto, lo que es muy saludable y exige una comunicación más transparente y profesional.

0
0

Feb 2013 Siguiendo a:

Luciano Cassisi

Profesional, Docente con 30 años de trayectoria.
0

Feb 2013 Artículo publicado en FOROALFA: