Chaski’s blues

El correo postal es un servicio esencial que usamos los diseñadores para enviar y recibir material impreso, pero es cada vez menos confiable y más oneroso. ¿Fenómeno local o regional?

Victor Garcia Martínez
Followers:
186
Comments:
17
Votes:
18
Compartir:

Los cronistas de la conquista del Imperio Incaico testimoniaron su admiración por la extendida y eficiente red de sus caminos —el «Qhapaq-Ñan»—1 y la sabia distribución de las postas que jalonaban su recorrido —los «tampus»—,2 ubicadas a distancias regulares y equidistantes, con una dotación permanente de cuatro a seis «chaskis»,3 uno de los cuáles debía aprestarse de inmediato para tomar el recado del «chaski» precedente, que anunciaba su cercanía haciendo sonar su «pututu»4 desde el camino: A su turno, el «chaski» de relevo iniciaba la carrera hasta el «tampu» siguiente, dónde se repetía el proceso hasta el destino final. Con esa estratégica ingeniería operativa, refiere Guaman Poma que el caracol marino —capturado ese mismo día en las costas del Pacífico, a cientos de kilómetros de distancia y en otra geografía radicalmente diferente— llegaba vivo al Cusco en el corazón de los Andes, para la mesa del Inca.5 Ese era el «correo» de una cultura sofisticada a la que paradójicamente no se le conoce escritura; y su «logística» racional es la demostración palmaria del grado de eficiencia de un servicio bien planificado, mejor proyectado e impecablemente implementado.

Eficiencia y confiabilidad es lo que se espera y presupone de cualquier servicio postal en cualquier punto del planeta. Son —o deberían ser— el alma del sistema, su mantra y su más profunda y última razón de ser. Es que ¿puede un servicio postal no responder a estos presupuestos básicos, fundamentados en la racionalidad? En América Latina, y más precisamente en Argentina —hablo por mi experiencia y desconozco el desempeño de los sistemas postales en otros países de la región— lamentablemente la respuesta es: sí.

Material muy sensible: la fragilidad de la cultura impresa vía el correo postal

El cartero abnegado ¿especie en extinción? 500 años del correo en Alemania (1490-1990). «Jubiläum Postkarten», Deutschen Postreklame. Diseño: Peter Steiner, Stuttgart, 1989.
El cartero abnegado ¿especie en extinción? 500 años del correo en Alemania (1490-1990). «Jubiläum Postkarten», Deutschen Postreklame. Diseño: Peter Steiner, Stuttgart, 1989.

Los diseñadores somos agentes culturales: producimos y consumimos cultura visual; gran parte de ese caudal, sigue siendo material impreso, bajo la forma de libros, revistas, posters y folletos. En esa doble condición, con cierta frecuencia estamos obligados a enviar y recibir esos materiales. Pero a pesar de la fatua embriaguez contemporánea por los avances tecnológicos —plena época de las comunicaciones electrónicas— que han resuelto la modulación/demodulación de los impulsos electrónicos (modem) aún no hemos logrado la «desmaterialización/materialización» remota de los impresos en papel para enviarlos por e-mail —empezaría así la fase más sofisticada de la humanidad: la teletransportación o la anhelada telekinesia de los ocultistas— de modo que, hasta tanto eso suceda, para esos menesteres seguiremos atados fatalmente a la materia y al viejo sistema «analógico»: nuestros inefables correos postales.

Podemos elegir nuestras opciones de envío, pero no podemos decidir las características de envío de nuestros remitentes, que a menudo suelen ser editoriales extranjeras que publican nuestros trabajos y nos remiten los ejemplares de cortesía por medio de sus correos oficiales, como envíos simples —esto es: sin certificar— como es de práctica en las sociedades respetuosas de los derechos individuales. Acostumbradas, como lo están, a la «aburrida» rutina de que en sus países de origen ese tipo de envíos siempre llega, sea en Europa, EUA o Japón, ni se les pasa por la cabeza que podría no suceder lo mismo en otras latitudes… Y esos ilusos bienintencionados, «mal acostumbrados» a la inveterada confiabilidad de los servicios postales de sus países respectivos, tienen la fantasía de que es así en el resto del mundo. ¿Consecuencia lógica? Lo envían así. Pero, éste realmente es, en ese aspecto, el resto del mundo. ¡Y ahí te quiero ver!...

«—La entrega puede —¿puede?— demorar hasta 45 días, si no sucede, avíseme.»

Soy corresponsal de una revista mensual alemana de diseño y en esa condición, recibo —o debería recibir— regularmente los ejemplares de esa publicación, que son enviados con puntillosa regularidad por la editorial. Por razones prácticas y seguramente, económicas, esa editorial contrató a su vez los servicios de una distribuidora europea, que seguramente también enviará otras publicaciones de cualquier naturaleza provenientes de Alemania y del resto de Europa. Esa distribuidora por su parte, habrá establecido convenios con distribuidoras locales en los países de destino. De ese modo, la distribuidora europea debe remitir paquetes con correspondencia indiscriminada a granel, cuya clasificación, distribución local y entrega al destinatario final queda a cargo de oficinas del país de destino, en mi caso, la de Argentina. Eso es normal y seguramente es una metodología racional, que simplifica la logística. En Argentina, ese servicio «tercerizado» está, hasta ahora y desde hace al menos 10 años, en manos del mismo correo privado, cuyo logotipo alude al primer capítulo del Antiguo Testamento. Esta empresa es la responsable final de entregarme los ejemplares mensualmente en mi domicilio.

Sin embargo, desde siempre, aunque cada vez con mayor frecuencia, sucede que algunos meses las revistas «se extravían» —un eufemismo de «alguien se las ha birlado»— y eso sucede indudablemente en la cadena de la distribución local: aeropuerto de llegada, agentes de aduanas, oficinas del distribuidor, transportes del mismo, gerentes diversos, supervisores y carteros. No hay ninguna otra posibilidad. Antes «desaparecían» —eufemismo por «se robaban»— una o dos envíos por año; pero en 2012 fueron tres los paquetes postales sustraídos. Todos mis reclamos personales al distribuidor local, fueron infructuosas pérdidas de tiempo, pues como se trata de envíos simples, que por tanto no han sido registrados, se escudan cómodamente en esa circunstancia y nadie se hace cargo —un eufemismo de «nadie se calienta»—. Y por supuesto, las revistas así «desaparecidas» —un eufemismo de «incautadas»— nunca aparecen, ni nadie paga ni explica nada en ese cuasi bíblico correo privado… totalmente privado… de vergüenza.

Las consecuencias de esta conducta negligente y/o delictiva son de dos tipos:

  1. La empresa de correo privado protege a su personal infiel que ha sustraído mis revistas impunemente, al no investigar ni castigar debidamente a los responsables por acción u omisión.
  2. Me veo obligado a solicitar a la editorial que me reenvíe los ejemplares nunca recibidos… y aguardar pacientemente a que eso ocurra… si es que sucede…

El último «extravío» reiterado —eufemismo por «sustracción» reiterada— ocurrió con los ejemplares de septiembre de 2012. Agotado el plazo razonable de espera, para ver si, por milagro, los ejemplares llegaban, hice mi primera solicitud de reenvío. Es importante aclarar que, en los casos de reenvío, el canal de envío es el correo oficial, en Alemania el Deutsche Post y en Argentina el Correo Argentino. Esto es así, porque se trata de envíos fuera de la rutina, de paquetes postales que ya fueron enviados por el canal regular y nunca llegaron a destino. Vale decir que, en estas instancias, el responsable de la entrega final es Correo Argentino. Sucedía además que solicité unos ejemplares adicionales de una edición anterior, que necesitaba por razones de mi función. Para hacerla corta, la segunda vez me enviaron 8 ejemplares en total, convenientemente embalados en un empaque de cartón corrugado; este paquete de un volumen respetable, enviado como correspondencia simple, totalizaba casi 4 kilos de peso. Difícil que se pudiera perder… pero la vida te da sorpresas…

Pasados 30 días, avisé a la editorial que el paquete no había llegado. Y mi confiado interlocutor me expresó lo que dice en el subtítulo arriba.

La esperanza: el don fatalmente encerrado en la Caja de Pandora.

Pasados 50 días de espera inútil, volví a informar esta vez «oficialmente» del extravío —eufemismo por «escamoteo»— a la editorial, e indiqué que la manera más segura, aunque no absolutamente garantizada, de envío era como envío registrado; manifesté que era consciente de que así sería más caro, pero que me parecía más costoso aún que lo envíen tres o cuatro veces para ver si, por casualidad, alguna vez llegaba. Mi argumento fue escuchado y el tercer envío al fin llegó a mis manos.

Pero hubo aún una sorpresa adicional: el paquete venía envuelto en un plástico termosellado del Correo Argentino, y al abrirlo me encontré el paquete de corrugado desgarrado y parcialmente roto, y en su interior estaban 5 de las 8 revistas muy mojadas —no «húmedas», sino embebidas en agua— y un formulario preimpreso mendazmente exculpatorio del Correo Argentino que decía en su primer párrafo: «Este envío que hoy le entregamos se encuentra dañado por razones ajenas a nuestro servicio y fue recibido así con sus deficiencias de embalaje, en su traslado desde su país de origen…» Los incalificables gerentes y personal subalterno del Correo Argentino pretenden que crea que un paquete, despachado en Múnich el 12 de diciembre y entregado el 17, haya partido desde su país de origen por vía fluvial —¿el Rhin, quizá?— porque de otro modo no se explica que, cinco días después, yo hubiera recibido las revistas chorreando agua. No tengo que decir lo que ocurre con el papel ilustración mojado al intentar despegar las páginas después de no sé cuantos días de permanecer así pegadas, por motivos sin duda absolutamente imputables a las deficientes, inadecuadas y negligentes condiciones de manipulación, transporte y almacenamiento en el país de destino. El mío.

O sea que, privado u oficial, el correo postal en Argentina es un albur… o una entelequia.

Inverosímil nota de descargo y detalles de revistas dañadas por negligencia de los servicios postales involucrados. ¿En el país de origen o en el de destino? Diciembre 2012.
Inverosímil nota de descargo y detalles de revistas dañadas por negligencia de los servicios postales involucrados. ¿En el país de origen o en el de destino? Diciembre 2012.

La confianza ¿un valor abstracto y obsoleto?.

Al principio, me tomaba la molestia de seguir el procedimiento formal para efectuar mis reclamos ante el correo oficial: concurría a una oficina postal, hacía la cola, solicitaba el libro de los formularios de reclamo, redactaba mi reclamo con los detalles del caso, aguardaba 45 días y al final de ese patético e inhumano minué burocrático, recibía una notificación estúpida expresando que, como los envíos reclamados no eran registrados —cosa que yo ya sabía y había consignado en el reclamo—, no podían establecer lo sucedido. Fin del episodio.

Lo que se soslaya escandalosamente y no se quiere comprender es que el extravío de una pieza postal cada tanto, si bien no debiera suceder, puede ser justificable, de haber razones de fuerza mayor que debieran ser explicitadas. Pero cuando la rutina es que del 25% a 30% de los envíos desaparezcan impunemente, el problema no es coyuntural, sino endémico.

Se me ocurren tres teorías plausibles para explicar el fenómeno, que pueden incluso coexistir:

  1. La más «inofensiva», aunque igualmente perniciosa es la del empleado infiel que por iniciativa propia aprovecha que nadie puede ni quiere hacer nada para impedirlo y saca alegremente los libros y revistas que le gusten, para su uso personal o para el de sus familiares y amigos. Eso, multiplicado por varios cientos de individuos con las mismas inclinaciones, apetencias y similar desprecio por los derechos ajenos, haría lo demás.
  2. La más temeraria aunque igualmente probable es la conspirativo/mafiosa: muchos individuos en complicidad, actuando con un plan sistemático para abastecer de publicaciones que se cotizan en euros o dólares a un eventual submundo mercantil que lo protege y consume.
  3. La más insidiosa implica la total descompostura del sistema: nadie sabe ni controla nada.

Mientras esperamos que aparezca alguien dispuesto a ponerle el cascabel al gato —me refiero a un organismo oficial responsable del control de las correctas prácticas postales en una sociedad que se pretenda civilizada y de las condignas sanciones pertinentes cuando éstas son vulneradas sistemáticamente, que podría ser la Comisión Nacional de Comunicaciones de la Argentina; la Union Postale Universelle o inclusive el Correo Supremo Intergaláctico si existiera—, propongo a los contertulios que hagamos rondas de apuestas para matar el tiempo. Tópicos posibles: cuáles paquetes llegarán y cuáles no; cuáles serían las publicaciones más codiciadas por los «dueños de lo ajeno»; tiempos de demora, si es que llegan; condiciones físicas de los paquetes recibidos; resistencia emocional o cardíaca de los receptores eventuales y asombrados; tiempos de recuperación de esos hipotéticos destinatarios luego del patatús subsiguiente… en fin, tratemos de verle el lado positivo a esta tragicomedia que presumo colectiva.

El buzón: ¿Dispositivo utilitario u «OONI» (Objeto Ornamental No Identificado?
El buzón: ¿Dispositivo utilitario u «OONI» (Objeto Ornamental No Identificado)?

¿Descendientess del chaski o herederos de Hermes?

En el Cusco imperial, el «chaski» no tenía opciones, justificaciones ni formularios para llenar con descargos vagos y excusas falaces; cumplía sus obligaciones eficientemente y sin cuestionamientos. De otro modo, le esperaba la muerte inmisericorde. Pero claro… ésos eran los bárbaros a quienes veníamos a evangelizar y convertir a la causa de la civilización. Quinientos años después, las responsabilidades de los «chaskis» contemporáneos se diluyen en multitud de vericuetos, argucias y distracciones burocráticas surrealistas. Mientras tanto, los libros y revistas que los incautos nos envían desde el exterior siguen «desapareciendo» —eufemismo por «siendo arrebatados»— misteriosa y raudamente en el triángulo de las Bermudas de nuestra geografía.

Para completar este panorama de curiosidades, cabe destacar que las tarifas de los servicios postales del correo oficial en Argentina son superiores a las de Alemania. Aunque, si bien se lo mira y despojándonos de falsos prejuicios, la de nivelar para arriba es una política comercial de excelencia y una legítima aspiración de los gurús del marketing planetario; luego, si no se puede empezar con elevar la calidad de los servicios, no parece tan malo empezar por algo concreto, en este caso, los precios.

Tal vez haya otra explicación, igualmente histórica para que la correspondencia no sea entregada: el abnegado personal de las empresas postales, después de medio milenio de haberse​ compenetrado de la esencia de la civilización occidental, sintiéndose tal vez más herederos de la civilización helénica que de la andina, suponiendo que nuestras revistas y libros pudieran ser portadoras de noticias infaustas, recordarán que en la Grecia clásica se solía matar al mensajero portador de tales mensajes. De ese modo, nuestros solícitos y afables mensajeros locales estarán pensando en nuestro bienestar y evitan por todos los medios a su alcance infligirnos lo que creen debe ser un disgusto innecesario contenido en esos envíos sospechosos que celosa y prestamente están dispuestos a ocultarnos; evitándose asimismo a ellos mismos un disgusto mayor y definitivo. Lo que se dice, almas equivocadas, pero indudablemente caritativas.

No sé a ustedes, pero a mí me parece una posibilidad razonable entre tanto desatino.

Chaski, dibujo a pluma de Guaman Poma de Ayala, circa 1615 (izq.); detalle de una xilografía de un incunable alemán mostrando palomas mensajeras de Siria,1481 (centro); Hermes mensajero de los dioses, atribuido a Praxíteles, mediados del siglo 4 a.C. (der.).
Chaski, dibujo a pluma de Guaman Poma de Ayala, circa 1615 (izq.); detalle de una xilografía de un incunable alemán mostrando palomas mensajeras de Siria,1481 (centro); Hermes mensajero de los dioses, atribuido a Praxíteles, mediados del siglo 4 a.C. (der.).
Editor: Fernando Rodríguez Álvarez Ciudad de México
Followers:
186
Comments:
17
Votes:
18
Compartir:

17 Comments

See comments
  1. Conviene tener presente que la grafía que pretende representar a los vocablos de las culturas andinas —que tienen fonemas de pronunciación y notación difícil para los ajenos a esas lenguas—  no está consensuada ni estandarizada y los diferentes autores usan combinaciones de letras distintas para escribir las mismas palabras. A esta dificultad hay que agregar la prematura corrupción del lenguaje iniciada por los conquistadores, por la cual (p.e.) «tampu» se transformó en «tambo»; «pampa» en «bamba»; «purutu» en «poroto»; etc.
  2. Albergues, posadas o almacenes de provisiones que jalonaban los caminos del Imperio Incaico a distancias regulares.
  3. Significa «trocar» o «dar y tomar».  «Mensajero es «cacha», pero se aplica exclusivamente a un embajador del Inca. Inca Garcilaso de la Vega. Comentarios reales de los Incas, Libro Sexto, Cap. VII. Tomo II, pp. 129-130. Editorial Universo, Lima, s/f.
  4. Instrumento musical de viento presente desde las culturas andinas preincaicas —Tiwanaku—, de sonido grave y profundo, atributo de los «chaskis», también de uso ceremonial. Se fabricaban con grandes caracolas marinas.
  5. Felipe Guaman Poma de Ayala​, Nueva corónica y buen gobierno, Tomo I, pp. 264-265. Fondo de Cultura Económica, Lima. 1993.

This article does not express the opinion of the editors and managers of FOROALFA, who assume no responsibility for its authorship and nature. To republish, except as specifically indicated, please request permission to author. Given the gratuity of this site and the hyper textual condition of the Web, we will be grateful if you avoid reproducing this article on other websites. Published on 07/05/2013.

Victor Garcia

More articles by Victor Garcia in Spanish

Idioma:
ES
Title:

¿«Twen»?... ¡Eso caca, nene!

Synopsis:

Una revista de anticipación en una sociedad que atrasaba. Apuntes provisorios para una protohistoria —parcialmente épica, parcialmente infame— del diseño en la Argentina.

Share:
Idioma:
ES
Title:

El Estado y los concursos de diseño

Synopsis:

Las convocatorias del Estado

Share:
Idioma:
ES
Title:

Kusi Kusi: la identidad como un (penoso) ‘Asunto de Estado’

Synopsis:

Un internacionalmente reconocido y multipremiado teatro de títeres de Lima, activo desde hace medio siglo, reclama por la usurpación de su marca, por parte de Canal 7 TV Perú.

Share:
Idioma:
ES
Title:

Zootype: ¿un caso de amnesia tipográfica latinoamericana?

Synopsis:

Zootype es —quizá— la primera fuente latinoamericana premiada en un concurso internacional, circunstancia que con frecuencia se olvida en las reseñas históricas de la región.

Share:

You may be interested

Chuy Velez
Idioma:
ES
Author:

Chuy Velez

Title:

El diseño por sí solo no vende

Share:
Interactions:
Votes:
15
Comments:
10
Followers:
6
Ricardo Martins
Idioma:
PT
Author:

Ricardo Martins

Title:

A razão principal pela qual projetos de design falham

Translations:
Share:
Interactions:
Votes:
9
Comments:
6
Followers:
72
Fernando Del Vecchio
Idioma:
ES
Author:

Fernando Del Vecchio

Title:

Cobrar antes, cobrar mejor

Share:
Interactions:
Votes:
76
Comments:
27
Followers:
624
Juan Carlos Hernández
Idioma:
ES
Author:

Juan Carlos Hernández

Title:

Método H.

Share:
Interactions:
Votes:
57
Comments:
15
Followers:
113
Fernando Del Vecchio
Author:

Fernando Del Vecchio

Title:

The challenge of communicating value

Translations:
Share:
Interactions:
Followers:
624
Guillermo Marcucci
Idioma:
ES
Author:

Guillermo Marcucci

Title:

Accesibilidad y diseño para todos en la ciudad

Share:
Interactions:
Votes:
25
Comments:
7
Followers:
9
My opinion:

Login with your account to comment on this article. If you do not have it, create your free account now.

2
5/2013
Carlos Martínez

A lo que propones de la quiniela, acabo de encargar un paquete y solo ofrecía el embarque por FedEx y por «Correo económico», de ambos he leído quejas (en especial del correo SEPOMEX), que menciona que seguido «pierden» paquetes en una localidad cerca a mi domicilio. Hagamos la quiniela, ahora para no estar en desventaja, efectué hoy la compra, son de 5 a 6 días hábiles para que procese el pago y otros 3 de entrega...viene por Fedex

1
186
5/2013
Victor Garcia

¿Paquetes pstales «perdidos»? Me suena.

Según tus datos y mis cálculos, eso da que lo deberías recibir el 21 o 22 de nayo, depende cómo se considere el sábado, FedEx parece confiable, no sé si interviene el otro correo –ése serìa el factor aleatorio– ni desde dónde viene tu paquete. Son muchas varuables. Digo: el 23. ¡Suerte!... y sigue participando.

1
0
5/2013
Monica Medina

Es una verdadera pena que un servicio como SEPOMEX vaya perdiendo confiabilidad. En repetidas ocasiones he tenido que ir personalmente por el paquete y no recibo notificaciones de haberme visitado para dicha entrega, como lo confirman ellos mismos... Tendremos que conformarnos?

Excelente Articulo!

1
2
5/2013
Carlos Martínez

Cierto, olvide ese detalle, el paquete viene de Hollywood, C.A.. El factor aleatorio ya apareció según la página de FedEx este llegaría el 13 de mayo a suelo mexicano, la cosa es que ahora aparece un N/A en fecha de entrega en números rojos...

0
186
5/2013
Victor Garcia

Gracias, Mónica, no nos tenemos que conformar, porque si no, ganan los malos (léase couriers y sus secuaces estatales,,que con su desidia sistemática –y posinlemente, planificada y eventualmente paga– le hacen el,caldo gordo.)

Carlos: yo voté el 21 ó22, así que sigo en carrera.

En todo caso, recordemos la sabia Ley de Murphy y multipliquemos por 100.

Es evidente que hay un plan,que incluyee lavado de cerebros, fíjense si no el comentario del colega colombiano, que se sorprende de que seamos0 tan primitivos, que tengamos correo oficial. En Europa, Japón y USA funciona. ¿Por qué aquí no?

0
Answer
2
5/2013
Rafael Ayesa

Yo recibo una revista de España y el sobre tiene una leyenda donde dice que puede ser abierto para su control. Incluso el adhesivo del sobre permite su apertura para este menester.

También he sufrido estas desapariciones de los envíos.

Supongo que todo depende del interés del que abre el sobre. Como consuelo Victor, tal vez debas pensar que hay un moderno chasqui al que estás introduciendo al mundo del diseño.

Con los libros me parece que esto no es tan frecuente a pesar de que se manejan por canales similares.

Me solidarizo contigo en la protesta

1
186
5/2013
Victor Garcia

Gracias Rafaael, aunque la anécdota es una excusa para exponer una realidad general que todos padecimos por aquí, vos mismo lo confirmas.

El asunto es que, de tan repetido, nos resignamos y lo naturalizamos y le danos patente de «normal», cuándo debiéramos en cambio indignarnos.

Pues si no hacemos ni decimos nada, los apropiadores se ceban.

Estas situaciones me vienen sucediendo desde hace más de 10 años, a veces más a menudo, otras más espciadas; paradójicamentem en lo que va de 2013 –esto fue escrito y enviado en diciembre 2912–, recibí todo bien, así que toco madera y no bajo la guardia.

0
Answer
0
5/2013
Letty Qa

Freddy Oyuela, nosé a qué país en Centroamérica te refieres pero soy salvadoreña, vivo en El Salvador y el Correo Postal Nacional aún está vigente. Lo que si es cierto que el servicio siempre ha sido menos eficiente que la empresa privada por la que pagas hasta 10 veces el valor del envío o lo que te pueda costar enviarlo con el correo nacional, aunque he de reconocer que ha mejorado mucho y quizás para documentos importantes no sea lo mejor. Yo hago uso mensual del correo postal nacional cada quincena del mes y todo llega a su destino: Asia, Europa, Sur America, Norte America.

Buena Nota!!!

1
3
5/2013
Freddy Oyuela

Claro de hecho el correo postal de El Salvador está vigente y es uno de los mejores de la región, incluso con muy buenos tiempos de entrega, pero igualmente ya no son competitivos comparados con los servicios privados, ya que al utilizar un correo nacional, lo que te ahorras en costo lo asumes en riesgo, en lo personal solo lo recomendaría para cosas de poca responsabilidad o algo de lo que no dependas ni en tiempo de entrega ni en calidad.

0
186
5/2013
Victor Garcia

No me «compro» el canto de sirenas de las suppuestas bondades de las privatizaciones, que han dejado un tendal por estas pampas.

Argentina es un país extenso y hay lugares más rentables que otros. Se ha dado el caso de que cartas despachadas por correos privados locakes, fueran luego «redespachadas» por el correo oficial, porque la corespondencia iba a un sitio remoto. Y llegaba.

En lo personal, creo en la necesidad de un correo oficial eficiente y responsable. Así fue y siempre puede volver a ser. Los que quieran comprar caro, podrían seguir haciéndolo.

0
Answer
3
5/2013
Freddy Oyuela

Curioso artículo de hecho pensaba que ya nadie utilizaba el correo postal, acá en Centroamérica es un servicio que ha desaparecido por que existen compañías mucho mas eficientes y eficaces como UPS, Fedex, DHL y sus divisiones tanto para entregas nacionales como internacionales. La verdad si tienes una empresa no consideras el correo postal como opción y menos si es mercancía y/o producto terminado, para eso hay compañías de mensajería muy confiables y garantizadas con un excelente sistema de distribución y gestión de rutas, a las que si les puedes reclamar en caso de daños.

0
186
5/2013
Victor Garcia

Para mí es mucho más curioso que no tengas correo oficial. ¿Y quién se quedó con el servicio? Porque por ahí estará la explicación de su ausencia.

Los couriers son caros y hacen enornes negocios aprovechándose de estas deficienciass, que festejarán entusiastamente; sin mencionar que parecen cartelizados.

Hay correos oficiales en USA y Europa, son sumamente eficientes y representan un servicio imprescindible. Lo que reclamo es que vuelva a tener como Norte la cobfiabilidad.

1
Answer
1
5/2013
Alfredo Gallego

Victor García comprendo su «malestar»; no es para menos.

De las tres teorías plausibles que Ud. propone para explicar el fenómeno, yo personalmente opto por la tercera: «La total descompostura del sistema: nadie sabe ni controla nada». Según reza el tango de Discépolo «los inmorales nos han igualao». Un saludo cordial.

0
Answer
49
5/2013
Daniel Silverman

Hace poco me llegó un envío desde Inglaterra por TNT. Desde el primer momento tuve un número para seguir sus pasos por Internet hasta que lo recibí sin problemas. En cambio, en el s. XXI nuestro correo oficial privatizado no sabe/no contesta nada cuando pierde correspondencia. Lo peor es que tampoco hay respuesta de ningún organismo de contralor estatal, solo queda la denuncia pública como la tuya Víctor para que comencemos a cambiar algo. Saludos.

1
186
5/2013
Victor Garcia

Daniel, el correo oficial fue privado, ya desde hace varios añpos volvió a ser estatral. Pero en ambas esferas, sucede lo mismo: la «desaparición» de piezas postales es un fenómeno cultueal, amparado en la falta de consecuencias; que como todo hábito, de haber premios y castigos, seguramente se cambiaría. Saludos.

0
Answer
1
5/2013
Jaime Rebolledo

Qué historia entretenida, pero qué situación de m... la abundancia de»ratas» postales. Por acá a veces suceden cosas raras con el correo «físico» (apellidado así para diferenciarlo del e-mail, el cual, parece ser, ha monopolizado el término «a secas») como paquetes que no llegan, mercancías descuidadas, cartas rebotadas y demoras injustificadas. En todo caso, lo que ocurre en la Argentina lo hace lucir funcional, la libre competencia le da seriedad, se han optimizado los métodos de seguimiento de paquetes y la negligencia no es la regla en las respuestas de servicio al cliente.

1
Answer
9
5/2013
Alvaro Tobón

Maravillosa relación del estado del arte de nuestras sociedades, si por allá llueve por aquí no escampa... Hace bastantes años el envío de una carta desde Colombia a Argentina costaba 40 centavos de dolar y si llegaba se demoraba tres o cuatro días, hoy cuesta 35 dólares y...

1
Answer

Upcoming online courses

Branding Corporativo

Branding Corporativo

Cómo se planifica, construye y gestiona la marca de empresas e instituciones

4 weeks
21 Mayo

Auditoría de Marca

Auditoría de Marca

Taller de práctica profesional: análisis, diagnóstico y programa de marca sobre casos reales

6 weeks
25 Junio

Branding: Diseñador y Cliente

Branding: Diseñador y Cliente

Tratar con el cliente, hacer presupuestos y planificar las etapas de la creación de una marca

3 weeks
6 Agosto

Estrategia de Marca

Estrategia de Marca

15 claves para programar el diseño de símbolos y logotipos de alto rendimiento

4 weeks
29 Octubre

Relecturas del Diseño

Relecturas del Diseño

Una inmersión en el discurso sobre el diseño para despejar sus nociones más controvertidas: creatividad, innovación, arte, tecnología, función social...

4 weeks
28 Enero